Ella


Ella escucha SKA
Le dicen Mary pero la conozco como Darlyn Meyer, dicen por ahí que su nombre real es: Marina Cuenca, pero ya saben… puede que sean cuentos. Yo sé por fuentes muy seguras que acaba de terminar la universidad, si, ya egresó de la carrera de multimedia y televisión, pero ella sabe que quiere ser diseñadora y publicista. Es una niña muy tranquila y humilde, cuando la miré por primera vez a lo lejos pensé todo lo contrario, ya saben, las apariencias engañan. Habla poco, es tímida, pero cuando entra a su blog puede llegar a escribir demás. Nos hace reír a todos con sus ocurrencias y sus chistes, que para algunos carecen de sentido. Intenta alimentase saludablemente, ella dice no comer carne, pero, cuando nadie la ve se come una hamburguesa doble. Ama a sus padres y a sus hermanos. Le encantan los dulces, no por algo le decían la niña del algodón de azúcar, su debilidad son los chocolates. Siempre pregunta lo que no sabe, a veces, son preguntas con una sencilla respuesta, pero le gusta complicar a las personas que la rodean. Es cristiana, aunque hace 5 años dejo de ir a la iglesia, pero cree en Dios, sabe que sin Él las cosas se complican.

Escribir, diseñar, dibujar, cocinar y vagar por la red son su pasatiempo favorito. No fuma, no bebe, no baila, pero es la más social. Quiere viajar a la luna y aprender algunos lenguajes, el italiano está en su mira, después dice que le gustaría aprender el francés. Pero ella es consciente de que no puede ni hablar el inglés.

Escribiría más de ella, pero, la verdad es que no es muy interesante, aparte es impredecible. ¡Mentira!, ¿Quien dijo que lo impredecible aburre?, todo lo contrario. Ella saca de la rutina a muchos, cree que su propósito en el mundo es cambiar la vida de los demás mientras cambia su vida. Es una buena chica, ¡deberían conocerla!... tomando en cuenta que: es una cura cuando está feliz y un daño cuando está triste.