No me dejes sola. Por favor. No esta noche.

No sabemos lo que queremos, quizás, lo que queremos es de lo que huimos. En el fondo, siempre nos gustaron las historias épicas, lo complicado, lo difícil de tener y mantener, y también lo cursi. Claro, que sí. Y no todo el mundo se arriesga a ser "sensible", porque nos acostumbramos a ir por ahí hechos los fuertes, porque nos dañaron alguna vez o por evitar que nos dañen. Esto va más allá de la piel y todo lo visceral del asunto, la compañía, el "compartir el egoísmo".
A veces esperamos demasiado, ni siquiera lo pedimos, sólo esperamos. Y posiblemente ese es el error, esperamos que hagan lo que queremos, como si pudieran adivinarnos. Nadie puede. Sin embargo, nada llena las expectativas. Siempre falta algo, pensamos... y de ley siempre va a faltar. Si algo parece perfecto, de seguro no lo es. Cosas horribles sucederán, nos asustaremos y volveremos a empezar. Ni siquiera sabemos de lo que se trata, ni lo que queremos, ni cuándo, ni con quién. En teoría, se trata de aceptar las diferencias y los defectos, lo nuevo, lo que se desconoce, etc, etc... aceptarlo y disfrutarlo.
Quizás no sabemos querer, aún, o no queremos aprender. No es un juego individual, ni sigue las mismas reglas en todos los casos.”




¿Cómo puedes hacerme esto? ¡A mí!
Yo… Yo lo siento, de verdad.
¿Así me pagas todo mi compromiso, mi fidelidad, mis sacrificios por ti?
No eres tú, soy yo, no sé qué me pasa.
Yo estaba de puta madre solo…¡y renuncié a mi libertad por ti!
A mí también me duele… Pero es mi decisión.
¿Quieres explicarme qué tiene ese tío que no tenga yo?
Yo no puedo controlar mis sentimientos.
¿Cómo podías decirme hasta ayer que me querías?
Yo sé que vas a olvidarte de mí muy pronto.
Lo peor es que me haces quedar como un mequetrefe.
No te merezco. Eres demasiado bueno para mí.
Olvídame, por favor.
Perdóname, por favor.

Queréis tíos fuertes pero que tengan tipín, que tengan pinta de atormentados pero que sean graciosos, los queréis poetas pero un poco brutos. Queréis que sean constantes pero que sepan sorprender, que sean sinceros pero que conserven el misterio, que estén locos por vosotras pero pasen de vuestro culo. Queréis que sean guapos pero que el físico no importe, queréis que tengan un buen rabo pero que el tamaño dé igual… ¡Joder, queréis superhéroes del equilibrismo! Queréis que tengan la capacidad de abriros el cielo en un momento, pero que lo hagan sólo para vosotras. Queréis que no tengan secretos pero también que sean como desconocidos cada vez para que podáis sentir putas hormiguitas en el estómago… ¡Lo queréis todo, coño, todo!

Yo tengo muy claro qué quiero de un tío. Básicamente quiero que me haga sentir que no estoy desaprovechando mi vida, porque es muy corta... Quiero que me abra las piernas, no el cielo, pero que lo haga cada noche. Quiero que sepa mentirme. Quiero que no me importen sus mentiras porque se deja su alma cuando está conmigo. Quiero que sea generoso porque puede, no por obligación. Quiero que tenga sangre en las venas, que me grite lo puta que soy cuando lo abandono. ¡Quiero un poco de épica!. Quiero que le dé igual lo que yo haga cuando no esté con él porque sabe que no voy a encontrar a nadie mejor. Quiero que me tiemblen las rodillas cuando me agarra la nuca. Quiero que la tenga bien grande y que el tamaño sí importe.

Viva el egoísmo. Sin egoísmo no habría ni relaciones, ¿no crees? No nos acercaríamos unos a otros, de tanta pereza.

¿Que te crees, que no se te nota el miedo? El panico que te da al momento en que llegues a casa, cierres la puerta y veas que estas sola, porque te vas a quedar sola.
Quédate conmigo. Soy lo que soy… pero haré cualquier cosa por ti esta noche.


Dime que te parezco hermosa.
Dime que vas a ser mía.
Dime que me quieres.
Dime que no me vas a abandonar nunca.
Dime que no vas a dejar que te abandone.
Dime que nunca jamás habrá otro.
Dime que no vas a pedirme nada que no quiera darte.
Dime que no harás preguntas.
Dime que nunca conociste a nadie como yo.
Dime que todos estos años no hiciste otra cosa que esperarme.
Dime que no tienes pasado.
Dime que eres virgen.
Dime que eres mi esclavo.
Dime que vas a entregarme tu alma a cambio de nada.
Dime lo que quiero oír o muérete.
Quiéreme o púdrete en el infierno.


¿Qué sucede cuando encuentran alguien difícil de predecir? Ustedes saben la respuesta mejor que yo, y si no, averígüenlo.

Lo que tengo en mi coral son: 1 estrellas de mar:

  1. Lo que importa son los sentimientos que una persona lleva dentro.


Deja tus pensamientos conmigo

que son como la arena del mar