Mi esperanza está en ti


No temo, no temo lo que pueda llegar a suceder porque tú estas conmigo.


Aunque un ejercito acampe contra mí, no temerá mi corazón; aunque contra mí se levante guerra, yo estaré confiado. Salmos 27, 3.




Dije un día a mis caminos atenderé. Quise guardar mi vida del mal para no pecar, mas de tristeza callé… se enmudeció mi corazón, se agravó mi dolor

Dije después, dame fuerzas para vencer, hazme saber lo que debo hacer, búscame Señor porque sin rumbo voy… débil me siento hoy, alejada y confundida.

Allí comprendí lo frágil que soy, que un hombre sombree es. Que en vano se afana en las cosas de este mundo sin control y ahora Señor que esperare. Mi esperanza está en ti, quita mis lágrimas oye mi oración, escucha mi clamor.



Guardame, oh Dios, porque en ti he confiado. Sal 16,1
[...] No hay para mí bien fuera de ti. Sal 16,2




Dice el necio en su corazón: No hay Dios
[...]
No hay quien haga el bien. Sal 14,1
Esto me recordó algo q alguien me dijo...
espero que algún día deje entrar a Dios en su corazón




Lo que tengo en mi coral son: 0 estrellas de mar:


Deja tus pensamientos conmigo

que son como la arena del mar